¡Bienvenid@ a LatinChat!
Foros
CiberPostales
Juegos Gratis Cupido Entretenimiento

Volver   Foros de LatinChat > Temas varios > WebLog - Noticias
Nombre de Usuario
Contraseña
Registro Ayuda Lista Miembros Calendario Arcade Marcar Foros como Leidos


Contestacion
 
Opciones Tema Exhibir Modos
  #1  
Old 04-04-2006, 11:08
Avatar de Pily
Pily Pily esta Desconectado
Usuario Senior
 
Registrado: Oct 2001
Mensajes: 5484
Send a message via ICQ to Pily
El escándalo de Jericó

Carlos Nadal

Mundoarabe.org, 19/03/2006

El conflicto de Palestina tiene la desdichada capacidad de adquirir con el tiempo las más variadas formas de violencia, iniquidad y barbarie. Se hizo patente de manera escandalosa el martes pasado con el asalto israelí de la cárcel de Jericó. Fue otra variedad del cinismo, el desprecio a todas las normas, la descarnada ley del más fuerte.

Eran humillantes las imágenes de los prisioneros palestinos al ser sacados de la cárcel, prácticamente desnudos, para ser llevados a prisiones en Israel. Una vez más, el testimonio del uso de técnicas de envilecimiento para reducir la estima personal, para conducir al hombre al estado ignominioso de sumisión. El escarnio.

Todo en la acción israelí de Jericó traspasa los límites de lo tolerable. Es así por tratarse del ataque, bombardeo y asalto de una prisión de la Autoridad Nacional Palestina para capturar prisioneros que estaban bajo vigilancia de sus fuerzas de seguridad. Un acto que desautoriza aparatosamente a la ANP, a su presidente, Mahmud Abbas, y a las fuerzas autóctonas de seguridad. Algo que incide en la desmoralización general del pueblo palestino, mientras la espera de que Hamas forme gobierno crea un tenso periodo de interregno en el que se desintegra la autoridad y se multiplica el enfrentamiento entre facciones hostiles. En una Gaza cercada, ahogada de hecho por el ejército israelí, la depresión moral y económica se traduce en el caos y la violencia. Cisjordania no tardará en vivir parecida experiencia.

Por si fuera poco, quedan comprometidos en el escándalo los observadores británicos y norteamericanos encargados de asegurar el recto control de los prisioneros, pues abandonaron la cárcel diez minutos antes de que comenzara el ataque israelí. Y también sufre desprestigio la Unión Europea, cuya mediación determinó, en el 2002, que miembros del marxista Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), responsables del asesinato de un ministro israelí, abandonaran la Mukata de Ramallah, donde buscaban protección en la figura del entonces todavía vivo Arafat. Se les aseguró que estarían encarcelados en Jericó, bajo autoridad palestina y supervisión europea. Ya se ve con qué garantías.

Una acción de efectos tan nocivos no se explica sólo por la conveniencia israelí de evitar la decisión del presidente Mahmud Abbas de liberar a los prisioneros de Jericó, seguramente con el fin de no pasar por entregado a la voluntad de Israel y, tal vez, ganarse el apoyo del FPLP en la irremediable reñida cohabitación que le espera con un gobierno de Hamas. Ni casi siquiera es explicable que el actual Gobierno israelí decidiera la acción de Jericó únicamente con vistas a las elecciones del día 28. Con el fin de neutralizar las acusaciones de la oposición de abandonismo y debilidad ante una Palestina que ha caído en manos de los peores enemigos de Israel.

Cuesta creer que a Ehud Olmert y su Gobierno no les parezca perfectamente asumible y hasta conveniente el efecto, posiblemente devastador, de una operación táctica electoralista de esta naturaleza. Incluso con previsión postelectoral. Para dejar bien claro que Palestina sigue siendo campo abierto y fácil al cumplimiento de decisiones unilaterales israelíes. Aviso enviado a los palestinos de todas las tendencias de que Israel seguirá disponiendo de la iniciativa. Dirigido principalmente al radical partido Hamas, que va a gobernar, y al presidente Mahmud Abbas. Con el añadido de que Israel cuenta con el visto bueno, al menos tácito, de Estados Unidos y la UE, moralmente descalificados por el comportamiento de sus supervisores en la cárcel de Jericó. El triunfo electoral de Hamas el 25 de enero se proyecta con fuerte efecto sobre los comicios israelíes del próximo día 28 en Israel. Y será así después. Gane quien gane.

Ahí está, vigente, la memoria de las despiadadas acciones del ejército israelí, como la matanza de Jenín, en las cuales el fuego de los tanques o de los helicópteros no se detenía ante la población civil indefensa. Tampoco se borra fácilmente el espectáculo de las excavadoras derribando viviendas. Y, por supuesto, los asesinatos selectivos de dirigentes de las diversas organizaciones armadas palestinas. O el destierro a Gaza de familias residentes en Cisjordania. Una ignominia cuyo relato se haría interminable si se le añadiera el calvario de una población sometida a penosos asedios, a cortes sistemáticos de comunicaciones y agobiantes pasos de control.

Todas las conjeturas en este sentido han sido desbaratadas. Parece como si Sharon, en largo estado de coma, desde su anómala ausencia presente siguiera marcando el destino fatal de Israel y Palestina en uno de sus repetidos giros hacia el abismo de lo desconocido. Hamas, organización integrista, causante de varios atentados en un Estado de Israel cuya existencia rechaza, dispone de mayoría en el Parlamento de la Autoridad Nacional Palestina por su victoria electoral del 25 de enero. Y, por lo tanto, le corresponde la jefatura del Gobierno. Lo cual se proyecta con alarma sobre los comicios israelíes del día 28, que se celebrarán en un clima de temor, adverso a componendas con los palestinos.

Surgen, inevitables, las preguntas de a quién favorecerá esta situación. A la derecha ultranacionalista y a los partidos religiosos, que en la persona de Netanyahu tienen al candidato para presidir un gobierno partidario de la mano dura en el conflicto palestino. O bien a Kadima, fundado por Sharon, ahora encabezado por Ehud Olmert, a quien se supone continuador de la política de aquél. Lo cual, a su vez, no deja de ser un juego especulativo. Ni se sabe qué planes tenía en su mente Sharon, ni la medida en que las circunstancias existentes actualmente en Palestina pueden forzar que un gobierno de Olmert decida cambios sustanciales de rumbo.

De momento, lo que está a la vista es el asalto de Jericó, la imagen de los presos en su captura, despojados de la mínima dignidad de aparecer vestidos. La ira impotente de los palestinos. Y la farisaica recomendación de los norteamericanos y la UE a palestinos e israelíes de que se contengan

Fuente: La Vanguardia.

(Pensar que en su mayoria, son presos religiosos...)



__________________
Pilar

Ultima Edicion por Graco en 05-04-2006 a las 13:06.
Responder con Cita
  #2  
Old 06-04-2006, 12:26
Avatar de Pily
Pily Pily esta Desconectado
Usuario Senior
 
Registrado: Oct 2001
Mensajes: 5484
Send a message via ICQ to Pily
EL JARDÍN BAJO EL MAR
Istico Battistoni
Mundoarabe.org.

En Tierra Santa, para encontrar la paz, debes ir bajo el mar. Doscientos cincuenta metros bajo el nivel del mar se encuentra la región más pacífica y tranquila de una tierra martirizada por la ocupación militar israelí, por la ideología política y por la ortodoxia religiosa: se llama Valle del Jordán. En ningún otro rincón de la que era la Palestina histórica se encuentra el bienestar espiritual como en este valle. Jerusalén ahora es una ciudad donde se respira pesadez, al Este porque los barrios árabes están aislados del resto de Palestina, al Oeste porque los símbolos de la civilización del consumo se mezclan con obsesivas medidas de seguridad. En Cisjordania, el Muro y los checkpoints han convertido en gueto las aldeas y ciudades palestinas. En Israel, la mayoría vive ignorando el precio humano de la ocupación, y esto corroe los valores fundamentales de la convivencia. Por lo que no queda sino el fondo del mar, la depresión del Valle del Jordán, donde la primavera llega primero, donde el aire tiene el perfume de los campos y de la sal, y donde las palmas y los bananos la hacen exuberante como un oasis en el desierto.

El Valle del Jordán, evoca refugio y protección en la historia bíblica. Jacob acampa en Gilead, donde se reconcilia con su tío Labano y su hermano Esaú (Génesis, 32). El rey David huye de su hijo Absalón y se refugia en Mahanaim (Samuel 2, 17: 24-29). El profeta Elías se refugia cerca del torrente Carit durante la sequía (Re 1, 17: 2-6). Los israelíes de Judea huyeron a Moab, cerca del Mar Muerto, durante el asalto babilónico de Jerusalén (Jeremías, 40:11). Juan Bautista vive y predica en Perea, en el lado oriental del valle, y bautiza en las aguas del río. Cristo huye de las amenazas de lapidación encontrando asilo en Betonia, más allá del Jordán (Juan, 10; 40). Los primeros cristianos perseguidos por los romanos se refugiaron en Pella.

Llego al Valle, viniendo de Cisjordania, a través del desierto de Judea, después de haber dejado las colinas, los olivos y las aldeas palestinas, esquivando un precipicio por carreteras tortuosas y escarpadas que te hacen pensar que estas cambiando de mundo. Y es con un respiro de alivio, entre los campos floridos, que te dejas sorprender por una certeza: la calma tiene aún morada. No es una casualidad que Jericó fuese la primera ciudad en ser transferida a la Autoridad Palestina después de los Acuerdos de Oslo firmados el 13 de septiembre del 1993. Tampoco que haya sido la primera ciudad “devuelta” a la Autoridad después del “alto el fuego” acordado entre Sharon y Abú Mazen en Sharm-El-Sheikh, en febrero de este año. Y no es tampoco una casualidad que Jericó sea considerada la primera ciudad de la historia con sus 8.000 años de vida. Jericó, la “ciudad de las palmas”, pero también de los frutos tropicales, de las hortalizas y de las especias, donde el invierno no llega nunca, y las aguas brotan de manantiales a los pies de las laderas empinadas de Palestina. Aquí Cristo devolvió la vista a un ciego (Lc, 18:35-43). Aquí es aún posible recuperar la vista de la razón. Vivir en Palestina es un ejercicio duro de resistencia cotidiana a la injusticia y a su aceptación, tanto para los palestinos como para los no-palestinos, aunque con intensidad y modalidad diferente. Y es por eso que saber que existe Jericó y el Valle del Jordán te ofrece la certeza de un refugio donde fortalecer el espíritu de las heridas de la opresión.

Jericó, palabra que tiene sus orígenes en el cananeo (idioma antiguo de los palestinos), Yarah, la luna, y en el sirio, Riha, perfume y olor: o sea jardín suspendido entre la tierra y el cielo. Paraíso de los arqueólogos, esta ciudad se ha convertido en la capital de la identidad histórica reencontrada de los palestinos. “Antes de la entrada en vigor de los Acuerdos de Oslo, los únicos carteles en lengua árabe que había estaban en lugares arqueológicos y decían: “Prohibido pisar las ruinas”. Todas las indicaciones turísticas estaban en hebreo e inglés”.-cuenta Hamdan Taha, Director General del Departamento de Antigüedades y del Patrimonio Cultural de la Autoridad Palestina. “Los arqueólogos palestinos no podían llevar a cabo ninguna investigación sobre los lugares. Ahora se nos ha devuelto finalmente nuestra historia milenaria”- continua. El trabajo que hace Hamdan no tiene fin. La Cooperación italiana, junto con la ONG Cooperación Internacional Sur-Sur y con Studium Biblicum Franciscanum- el Instituto arqueológico franciscano- ha echado una mano, abriendo en 1999 una escuela de restauración de mosaicos, a partir de aquellos extraordinariamente bellos del Palacio de Hisham, joya de la arquitectura musulmana de los omeya del siglo VIII d.C.

“Estamos trabajando en un plan de gestión del futuro Parque Arqueológico de Jericó”- cuenta el arquitecto Giovanni Fontana Antonelli, responsable del proyecto de la UNESCO para el patrimonio cultural palestino. “Jericó tiene potenciales extraordinarios: recursos naturales, cultura, historia, agricultura floreciente. Podría constituir un modelo para el desarrollo sostenible en Palestina”, añade. Pero para que esta visión tome cuerpo, necesita contar con los vecinos, los israelíes. El Valle del Jordán fue la primera zona de los Territorios Ocupados en 1967 en que se establecieron asentamientos de colonos israelíes, y la mayor parte de las reservas de tierra que posee Israel en Cisjordania están situadas en el Valle del Jordán.
__________________
Pilar
Responder con Cita
  #3  
Old 06-04-2006, 12:48
Avatar de Pily
Pily Pily esta Desconectado
Usuario Senior
 
Registrado: Oct 2001
Mensajes: 5484
Send a message via ICQ to Pily
Esto ha limitado fuertemente el potencial de desarrollo económico, en particular agrícola de Jericó, Auya y de las aldeas palestinas más al norte. Más del 80% de los manantiales subterráneos de la “montaña acuífera”, la reserva hídrica alimentada de las aguas que bajan de la dorsal Palestina paralela al Valle del Jordán, están bajo control israelí. Todas las bombas para extraer el agua del Jordán fueron destruidas después de 1967 (Palestinian Hydrology Group, 2004). El control de los recursos hídricos será la verdadera prueba de la voluntad del Gobierno de Israel de hacer las paces. La prueba de la verdad, apropiado en la región donde Cristo fue tentado por “Satanás” después de cuarenta días y cuarenta noches de ayuno.

El Monasterio griego-ortodoxo de las Tentaciones está adosado a las paredes de un barranco, 350 metros sobre Jericó, desde donde se domina el Valle hasta el Mar Muerto. Aunque la construcción de un remonte turístico a unas decenas de metros ha roto el aislamiento, el Monasterio es aún un lugar de recogimiento extraordinario, quizás el que prefiero de toda la Palestina histórica. Está protegido también de la vista de la base militar israelí situada convenientemente sobre la cumbre de Jabal Quruntul, Mons Quaranta para los Cruzados, donde Cristo ayunó. “Durante la Intifada, algunos palestinos intentaron el asalto subiendo las pendientes a pie. El asalto falló y el ejército mató 19. - cuenta Teodosius, uno de los frailes griegos.

Todos estaban esperando la remoción de los checkpoints israelíes que han estrangulado la ciudad en estos años. Uno ha sido retirado –el de la carretera a Ramallah, y llevado cerca de la colonia de Yitav – pero los otros permanecen: el del cruce con la carretera estatal 90, que atraviesa el Valle del Jordán de Norte a Sur, y el de la carretera a Jerusalén y al Mar Muerto. “Los soldados permanecen, aunque se hacen menos controles” –observa el taxista Riyad. La retirada del ejército de Jericó, anunciada después del “alto el fuego” de Sharm-El-Sheikh, no se ha dado nunca, ya que el ejército nunca ha estado dentro de la ciudad durante la Intifada, sino a sus puertas.”Con los israelíes se han de hacer las cosas un pasito cada vez,

Schuwaya, schuwaya, poco a poco” -explica Alí, guía en el lugar arqueológico de Tell-Al-Sultán, donde se encontraba la Jericó milenaria. En el checkpoint de la carretera a Jerusalén y al Mar Muerto han retirado al menos los grandes bloques de cemento. Durante las labores de remoción, un cartel anunciaba en hebreo, árabe e inglés: “Perdonen las molestias ocasionadas por los trabajos de mejora del checkpoint (punto de control militar) que van en beneficio de la población”. Casi una broma. ¿Nadie se excusa, por ejemplo, por los hoteles cerrados durante años debido al aislamiento de la ciudad? Dos son las señales de novedad que se hacen esperar en la ciudad por lo menos: la vuelta de la policía Palestina a la ciudad, y los turistas palestinos que llegan en tropel de Ramallah para visitar una ciudad antes inaccesible.

Un poco más lejos, la frontera con Jordania. El puente dedicado al general inglés, Allenby, y al rey Hussein de Jordania pasa sobre un río que discurre lento y exhausto hacia el estéril Mar Muerto, entre una vegetación palustre inesperada que rompe la monotonía de las laderas áridas y salobres circundantes, y que un poco más hacia el valle esconde Al-Maghtas, el lugar del bautismo de Jesús. En la frontera los controles israelíes son rigurosos y exasperantes, el procedimiento puede alcanzar las seis o siete horas antes de poder entrar en Israel. Si eres occidental, sabes árabe y eres joven, te hacen la vida imposible para saber si tienes contactos con los palestinos o, peor aún, si te diriges a los Territorios Ocupados, y debes soportar humillantes interrogatorios por parte de los militares israelíes agarrado a una sólida coartada y con las direcciones dentro de los zapatos. Durante esta Intifada, se estiman en once mil los extranjeros rechazados en las fronteras de Israel por dirigirse a los Territorios Ocupados (Internacional Solidarity Movement, 2005). Por lo tanto, en las fronteras externas, por ahora, no han cambiado mucho: debes aprender a mentir.

Pero cuando pasas, aunque te tiemblan aún las piernas y te sientes trastornado por el largo interrogatorio, el aire del Valle del Jordán te restablece. Según los arqueólogos, la civilización más antigua de la historia no aparece junto al Nilo o al Tigris y Eufrates, sino en el Valle del Jordán. Se sucederán las invasiones, los terremotos, los incendios y los saqueos, pero el hilo continuo de la civilización no se ha interrumpido aún. Aún hoy, en los campos de Jericó y Auya se encuentran manufacturas y paredes en ladrillos de barro secado al sol, los mismos materiales de construcción que se utilizaban hace miles de años. Estas cosas deberían hacer reflexionar a quienes se oponen a una paz justa y duradera en Palestina, traicionando la cuna de la humanidad. Pasarán, como pasaron saqueos e incendios.
__________________
Pilar
Responder con Cita
Contestacion


Opciones Tema
Exhibir Modos

Normas de Mensaje
Usted puede No poner nuevos temas
Usted puede No poner respuestas
Usted puede No poner adjuntos
Usted puede No editar sus mensajes

Código BB esta Habilitado
Smileis es Habilitado
El Código [IMG] esta Habilitado
Codigo HTML es Deshabilitado
Acceso Foros



Todas las horas son GMT -3. Ahora son las 05:02.